skip to Main Content
Menu
Bruno Lucha Por Su Derecho A La Identidad, Historia De Una Graduación

Bruno lucha por su derecho a la identidad, historia de una graduación

(28 de noviembre de 2019).- Bruno, estudiante y adolescente trans escribió a OTD Chile para denunciar discriminación por parte de las autoridades educativas del Liceo San José Del Carmen, ubicado en la comuna de Palmilla de la Región Libertador Bernardo O’Higgins, al no permitirle que se titule con su nombre social.

A pesar de que a su familia le costó entender que era un joven trans su mamá lo acompañó al liceo para explicar el tema de su transición y que se  respetara su identidad de acuerdo a lo que establece  la circular 0768 de la Superintendencia de Educación que reconoce a estudiantes trans de Chile y obliga a todos los establecimientos a respetar el nombre social, el uniforme y el uso del baño de acuerdo a la identidad de género auto-percibida. Sin embargo, cuenta Bruno que después de ese capítulo de alegría y aceptación donde todo parecía cambiar tuvo problemas con su profesora de Artes, “ella siempre me dice ‘Alexandra’ y ha dicho que jamás me llamará por mi nombre social porque para ella siempre seré una niña, y que mientras en su lista de alumnos aparezca como niño no me llamaría Bruno, también  muchas veces me expuso frente a mi curso para dejarme mal”.  Ese no fue el único percance que enfrentó Bruno, el director Luis Méndez Staub le prohibió verse con su novia, “una vez llevé a mi novia para que me viera desfilar y él nos vio de la mano y no dijo nada, a los días mi novia fue a buscarme y se le negó la entrada al colegio simplemente por el hecho de que no era ‘apropiado’ que los demás alumnos la vieran conmigo. Incluso no me permitía acercarme a ella cuando estaba cerca del colegio”. Bruno soportó durante un tiempo estos episodios de discriminación, pero todo cambió cuando solicitó graduarse con su nombre social, “intenté hablar con el director y con todo el mundo y la única respuesta que recibí fue que mientras no fuera legal mi nombre ellos no cambiarían nada y que no me darían mi documento hiciera lo que hiciera, he ido a todos lados buscando ayuda y aquí estoy aún en esa lucha”.

Hace tres años existe en Chile la Circular 0768, primer documento legal que reconoce en el área educativa a la niñez y adolescencia trans, pero esta circular parece no ser suficiente ya que para Kris Córdova, docente y coodinadora de OTD Chile,  más que circulares se necesitan políticas públicas integrales y el reconocimiento de los menores de 14 años en la Ley de Identidad de Género 21.120, ya que no gozan el derecho de cambiar su nombre y sexo registral. 

Con respecto a la solicitud de Bruno de graduarse con el nombre que le identifica, Franco Fuica coordinadore de la Unidad de Legislación y Políticas Públicas de OTD Chile redactó un correo al director Luis Méndez Staub  para exigir que se respetara el nombre social en la ceremonia de titulación y además le entregaran dos títulos, “nos preocupa que eventualmente se le esté haciendo un daño a su integridad psíquica, cuando en una ceremonia tan importante para alguien de su edad, como es la licenciatura de cuarto medio, no se le permita utilizar el nombre con el que es reconocido por toda la comunidad escolar”, Fuica agrega en la misiva la necesidad de replicar las buenas prácticas de algunas instituciones educativas, “hemos podido ver que algunos establecimientos emiten dos certificados de licenciatura, uno con el nombre social que se le entrega en el momento de la titulación y otro con el nombre legal, entendiendo así que en el futuro y quizás el próximo año ese documento que hoy no es legal lo será posterior al cambio de nombre y sexo registral (de acuerdo a Ley de Identidad de Género)”. 

El no reconocimiento de la identidad de la niñez y adolescencia trans puede conducir al suicidio, como el caso de José Matías Guevara, joven trans de 16 años que según declaraciones de su madre Marcela Guevara dejó una carta para contar que la razón de su muerte se debía al acoso escolar y la discriminación que vivió en el Liceo Sagrado Corazón de Copiapó, “Liceo de mierda, todo su entorno, las niñas y la gente en general ahí me colapsó (…)”.

De acuerdo a los resultados de la Encuesta T, 42,5% de las personas consultadas declararon que su identidad de género la reconocieron, entre los 12 y 18 años; antes de cumplir la mayoría  de edad, pero, lo más alarmante es que 55,2% declaró haber tenido algún intento de suicidio y 83,6 % manifestó que fue entre los 11 y 18 años, es decir, en edad escolar.Además, según cifras registradas por la Superintendencia de Educación, durante el 2017,a solicitud de OTD,  estando vigente la Circular 0768, las denuncias aumentaron a 12 en un año: una en Tarapacá, dos en Antofagasta, una en Coquimbo, dos en Valparaíso y seis en la Región Metropolitana.

Continuando con la carta que envío Franco Fuica, Andrés E. Mejías Cornejo el encargado de Convivencia Escolar del Liceo San José Del Carmen respondió en lugar del director, que desde el 19 de marzo de 2019 acogieron la solicitud de convivencia escolar y respeto a la identidad de género, hecha por Bruno junto a su apoderada Zulema Cáceres; citando en el correo lo que se estableció ese día y acá copiamos:

  1. Respetar identidad del estudiante, el cual deberá ser llamado como Bruno  Gaete Cáceres.
  2. Se reconocerá su nombre en todos los documentos internos del establecimiento, ya sea; diplomas internos, firma de charlas o capacitaciones, entre otras.
  3. El estudiante recibirá de parte del establecimiento el apoyo de los diferentes profesionales cuando lo requiera o amerite la situación.
  4. Se realizará durante esta semana un taller grupal en el curso que pertenece el alumno, el cual tratará sobre inclusión.
  5. El establecimiento mediante acuerdo con el estudiante habilitará los servicios higiénicos correspondientes. Se le asignará un baño particular, medida aceptada por el alumno.
  6. Se realizará durante el consejo de profesores del día lunes 25 de marzo del presente año, la sensibilización correspondiente con los docentes, para que comiencen a llamar al estudiante como se establece en el punto 1 del presente acuerdo.
  7. El estudiante usará el uniforme escolar que le produzca mayor comodidad.

En el mismo correo Mejías Cornejo explicaba que el día 05 de noviembre de 2019  le informaron al estudiante que sería llamado por su nombre social en la ceremonia de licenciatura, pero que el documento oficial llevaría el nombre legal, argumentando lo siguiente, “se debe aclarar que, como establecimiento, hemos abierto nuestras puertas a Bruno, pero que el emitir una licencia de educación media con su nombre social está en contra de las normativas educacionales que nos rigen y en contra de lo establecido en el código penal en su título IV sobre la falsificación de documentos públicos o auténticos (…)”.

Fuica no conforme con esta respuesta y preocupado por la integridad de Bruno insistió hasta acudir a la alcaldesa de la comuna de Palmilla, Gloria Paredes, quien conversó con las autoridades educativas acerca de la importancia de respetar la identidad y que su caso pudiera replicarse como una buena práctica en las instituciones educativas. 

Cuando se creía que no era posible que Bruno se graduara con su nombre social, el 22 de noviembre envió a Franco Fuica la fotografía de un documento donde se leía un acuerdo que había firmado en conjunto al encargado de Convivencia Escolar del Liceo San José Del Carmen, que establecía los siguientes puntos a respetar en la ceremonia de titulación el  28 de noviembre:  

  1. Todo diploma propio del establecimiento o reconocimiento llevará el nombre social del estudiante.
  2. El estudiante durante la ceremonia de la licenciatura será llamado por su nombre social, situación que será considerada en el libreto.
  3. La licencia de enseñanza media que emite el liceo, llevará el nombre social del alumno.
  4. El estudiante usará el uniforme escolar que le produzca mayor comodidad en la ceremonia de la licenciatura. 
Acuerdo de la ceremonia de titulación, fotografía de Bruno Gaete.

Bruno no iba asistir a su ensayo de grado, pero el 22 de noviembre recibió una llamada del jefe de convivencia escolar quien le dijo que quería conversar sobre su titulación. “En cuanto entré a su oficina me dijo que en el acto me iban a decir Bruno, que me darían un título con mi nombre social y que además podía vestirme con el uniforme más cómodo para mí”.

Hoy 28 de noviembre y contra todo pronóstico Bruno se gradúa con su nombre social y al recibir su certificado de licencia de cuarto medio no solo celebrará y exhibirá con orgullo este documento que sella el fin de esta  etapa académica, sino también habrá ganado una de las tantas batallas de su vida al lograr que se reconociera en este acto su derecho a ser.

Al terminar esta crónica quedan 28 días para que entre en vigencia la Ley de Identidad de Género en Chile. Si te han discriminado en tu institución o sabes de un caso no dudes en denunciar en la Superintendencia de Educación y en caso de necesitar ayuda o asesoría legal escribe a [email protected]

 

Diosceline Camacaro Martínez

¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos: 1

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

Equipo OTD

Construimos comunidad desde el activismo transfeminista, para la defensa y promoción de los Derechos Humanos de las trans diversidades y su empoderamiento.

×Close search
Search