11-19-2018 admin

Remembranza Trans 2018: ¿Cómo no vamos a luchar?



Una vez más el Observatorio de Asesinatos de Personas Trans en el mundo informa que América Latina es la zona del mundo dónde más se asesinan a personas trans. Esta vez la cifra ha alcanzado los 369 casos, 44 más que los contabilizados el año pasado. Una cifra que como Asociación nos duele y preocupa, especialmente por la vulnerabilidad de nuestra comunidad y el aumento sostenido de la transfobia con consecuencias fatales.

En febrero de este año sucedió el crimen de Paloma, el único registrado por el Observatorio en nuestro país, una mujer trans de 74 años que murió por la paliza de un vecino. En total han registrado 12 homicidios en los últimos 10 años en nuestro país.

Otro caso que nos duele es el de la mujer trans asesinada por dos chilenos en Malasia, cuyo juicio fue seguido por todos los medios, quienes en su mayoría invisibilizaron que se trató de una mujer trans para ocultar que se trataba de un crimen de odio con connotaciones de género. El 15 de noviembre nos enteramos que ambos tendrán que cumplir con 2 años de condena. Esto nos demuestra la indefensión a la que estamos enfrentades en todo el mundo donde se nos castiga por expresar nuestra identidad y se relativizan los ataques sufridos por nuestra comunidad.

Por otra parte, en el contexto nacional, como nunca en la historia de nuestra comunidad estuvo visible y la mayoría de los acontecimientos fueron positivos, gracias al auge del feminismo y a la lucha de les activistas pudimos lograr aprobar la tan anhelada ley de identidad de género, que permitirá un mínimo avance. Lo que para algunes es un simple trámite para nosotres significa el primer paso para poder vivir más tranquiles y libres. Esta ley que prontamente será promulgada sin duda salvará vidas, todes éses niñes y adolescentes trans que están creciendo podrán ser reconocides, crecer con sus pares y ver que la transfobia institucional retrocede lentamente.

Aunque lamentamos que les niñes menores de 14 quedaran sin un procedimiento de cambio de nombre y sexo, nuestra lucha no acaba. Seguiremos exigiendo más condena a los hechos y discursos de odio. La futura reparación a nuestra comunidad será un tema que deberemos analizar como activistas y organizaciones de las transdiversidades, porque lo que antes parecía un sueño, hoy se está cumpliendo.

Justicia, reparación y derechos.

OTD Chile


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *