03-13-2019 admin

El genderbullying es el tipo de bullying que se da con más frecuencia



En OTD Chile nos contactamos con la profesora Alba Alonso Feijoo luego de ver una publicación sobre su trabajo. Nos interesó poder reflexionar sobre cómo enfrentar el acoso escolar, especialmente pensando en les niñes trans en este nuevo de año escolar.

Su trabajo en la web Realkiddys lo describe como un proyecto “que quiere promover la igualdad de género y lograr que cada niña y cada niño pueda mantenerse único”. Le preguntamos sobre cómo afrontar el bullying y qué hacer cómo adultes para permitirles crecer libres, felices y autentiques.

 

– De acuerdo a tú experiencia, ¿cuándo comienzan a manifestarse prejuicios de género en la infancia y cómo podemos ayudarles para que esto no suceda?

En la escuela infantil podemos observar ya ciertos prejuicios acerca del género. Es una etapa en la que aunque parezca increíble los niñes tienen ya muy clara su identidad y cómo les corresponde vestir, jugar y actuar según dicha identidad.

La identidad es algo que no se enseña ni se decide, sino que es algo con lo que se nace (independientemente de los genitales que tengan). Pero la expresión del género es algo que, sea de manera consciente o no, enseñamos a nuestres peques desde que llegan a este mundo. Les contamos qué colores les corresponden, con qué juguetes pueden jugar, qué ropa se pueden poner, si pueden ser más o menos activos… Son miles los mensajes que continuamente reciben a través de su familia. Pero también de sus amistades, su colegio, los libros que leen, los dibujos animados que ven en la tele, la publicidad…

Acabar con todo este mundo tan estereotipado y marcado desde la propia infancia no es tarea fácil, pero tampoco es imposible. La clave está en hacerlo en equipo. Que familia y escuela vayan en una misma línea y no se estén enviando mensajes contradictorios es fundamental.

Muchas veces nos encontraremos que a pesar de educar de una manera igualitaria y sin estereotipos de género nuestres niñes siguen absorbiendo muchas ideas de los medios de comunicación, la publicidad, su grupo-clase… En estos casos nuestra tarea se basará en prestar mucha atención a cualquier idea, comentario o prejuicio que estén recibiendo y hablar sobre ello.

Prohibir (salvo en caso obvio y necesario) no es el mejor camino. Si quieren ver determinada serie es interesante verla a su lado y hablar a continuación de los roles, los estereotipos, o cualquier cosa que nos haya chirriado. Lo mismo cuando eligen un libro de la biblioteca o quieren ver cierta película en el cine. Lo que hacemos con ese contenido es lo que les va a quedar. Un debate, siempre acorde a su edad, sobre una película que nos horroriza puede llegar a enseñarles más que el prohibirles visionarla.

 

El acoso escolar o bullying es algo que la mayoría hemos vivido en nuestra etapa escolar, pero ¿qué sucede cuando este va acompañado de acoso por género? ¿Necesita un trato especial respecto a otros tipos de acosos?

El sufrimiento de cualquier tipo de acoso es de por sí horrible pero en el caso del acoso o bullying de género se pueden tomar ciertas medidas algo diferenciadas respecto a otros tipos de acoso. Antes de nada tenemos que pensar que a pesar de todas las horribles noticias que nos llegan en cuanto a casos de acoso también hay muchas clases donde no se han dado casos. Y ese es sin duda es el mejor momento para trabajar el acoso: el ANTES. La prevención es la mejor manera de luchar contra él. No podemos esperar a que algún niñe sufra infinito para dar formación sobre el mundo del género. Todos los centros educativos necesitamos formación, haya o no niñes trans o con cualquier diversidad sexual o de género en nuestras escuelas. Y además es un aprendizaje continuo porque yo personalmente desde que he iniciado la campaña de la publicación del cuento “Carla no es Carla, sino Carlos” no he dejado de aprender acerca de la realidad trans, por ejemplo.

 

¿El genderbullying es un concepto que tus colegas manejan? ¿Hay alguna noción profesional de cómo tratarlo?

El genderbullying o bullying de género es el tipo de bullying que se da con más frecuencia. Este bullying recoge el acoso a niñes y adolescentes en función de su expresión de género, su orientación sexual, su identidad o incluso su biología (como es el caso de la intersexualidad).

El mejor momento para tratarlo es ahora y en cualquier clase. Lo único que hay que hacer es adaptar esas enseñanzas a la edad del alumnado. Y para hacerlo tenemos que fomentar la diversidad como la verdadera riqueza de la humanidad. Cuando entendamos esto será muchísimo más fácil erradicar el acoso.

Por ejemplo si nos referimos a la educación infantil (3-6 en España) una maravillosa forma de fomentar la diversidad es haciendo uso de la literatura infantil. Y esa es la razón por la cual acabo de lanzar la publicación del cuento “Carla no es Carla, sino Carlos” a través de la plataforma Ulule. Desde aquí os invito a contribuir a la campaña para que la publicación de este cuento sobre un niño trans llegue a tener éxito.

Otra idea que está funcionando muy bien en mi centro educativo (soy maestra en el CEIP Mestre Martínez Alonso en Mos (España)) es la mediación. A través de un club de mediación en el que los protagonistas son el propio alumnado se trabajan conceptos como la empatía, la tolerancia y la diversidad. Cuanto antes comience este trabajo antes acabaremos con el acoso de género y de cualquier otro tipo.

 

¿Qué recomendación le darías a mapadres/comunidad escolar para ayudar a le niñe que es acosado y a le niñe acosador?

Lo primero y más importante es escuchar a nuestre hijo o hija. Muchas veces nos lo están contando y no les estamos escuchando. No siempre tiene que ser de manera verbal, puede haber señales como falta de sueño, apetito, cansancio, irritabilidad, etc que nos indiquen que puede haber un problema de acoso.

Lo siguiente es no juzgar y sí acompañar. Nuestre niñe necesita que le creamos y que le acompañemos en eso que está pasando. Incluso si se trata del acosador necesita ese acompañamiento. Une niñe que es feliz no acosa. No es que se pueda justificar pero hay que indagar en la causa de ese tipo de comportamiento.

El tercer paso sería hacer partícipe al colegio en el caso de que no tengan noticia de este acoso y comenzar con los protocolos existentes: recogida de información y pruebas, seguimiento intensivo de víctima y acosador/es)…

Muchas personas restan importancia al acoso porque dicen que son “cosa de niñes”. No podemos permitir que ningune niñe sufra por ser ignorado. Todes y cada une de nuestres niñes tienen que ser escuchades y validades en sus palabras. Una vez que validamos su discurso tendremos que cerciorarnos de qué está pasando realmente paso a paso y de la manera más rápida posible para que ese sufrimiento cese.

Desde mi proyecto de igualdad de género Realkiddys trato precisamente de compartir tips para madres, padres y profesorado sobre cómo luchar contra los estereotipos de género.

Fotografía: Javiera Salgado Herrera.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *