10-16-2017 Equipo OTD

Primera Encuesta Nacional Trans arroja datos reveladores



El jueves 12 de octubre, se presentaron resultados oficiales sobre inédita caracterización de la población trans y género no conforme residentes en Chile.  La Encuesta Trans es la primera  investigación realizada en forma independiente sobre las situaciones de vida que afecta a la comunidad trans, arrojando resultados impresionantes en relación a las problemáticas, sus necesidades  y espectatvas.

La pionera encuesta, fue desarrollada entre los años 2016 y septiembre del 2017, liderada por  Dania Linker, trabajadora social, junto a Constanza Marambio antropóloga y Francesca Rosales, cientista política y fue realizada con fondos otorgados por  la Embajada de los Estados Unidos, como parte del programa Global Equality Fund, siendo un proyecto emblemático de nuestra unidad de investigación.

El evento se llevó a cabo en el Salón Prieto del Palacio de la Moneda, donde asistió la Ministra Vocera de Gobierno, Paula Narváez, junto a representantes de la Subsecretaría de Derechos Humanos, de la Embajada de los Estados Unidos, el Director de la División de Organizaciones Sociales de la Moneda, Camilo Ballesteros, el académico e investigador de la Universidad de Santiago, Jaime Barrientos,  además de organizaciones de la sociedad civil e instituciones públicas.

Su coordinadora Dania Linker declaró: “este estudio mixto y exploratorio facilita datos básicos que permiten comenzar a comprender, tanto a la población trans, como las formas de discriminación transfóbica y el efecto en la vida de estas personas. Además, el diseño comunitario en que se origina el estudio, permite comprender cuáles son los intereses de la población trans y qué quieren visibilizar. Esperamos movilice futuras investigaciones en Chile, que ahonden en esta temática desde las diversas y nuevas áreas del conocimiento”.

Por su parte, Michel Riquelme, Presidente de la Asociación OTD manifestó “En OTD tenemos nuestros propios datos, y mes a mes se ve un incremento sostenido, siendo evidente que las personas trans ahora nos atrevemos a decir que somos trans y que vemos en lo trans una posibilidad de existencia. Una existencia determinada por nosotres mismes y no por lo que dice una partida de nacimiento, un médico, un psicólogo o un manual de trastornos mentales. La mayor violencia es la invisibilización del Estado y una sociedad que niega nuestras existencias,  siendo  múltiples los factores que inciden en la violencia transfóbica, como la ignorancia, los prejuicios, creencias fundamentalistas religiosas, miedo a la diferencia, patriarcado, machismo, falta de información veráz y oportuna y otras más, señaló”.

También Franco Fuica, Vicepresidente y Coordinador Legislativo señaló “realizamos este estudio sobre la base de que el Estado aún no se hace cargo de las necesidades que tiene la comunidad trans en Chile. Es la sociedad civil quien ha impulsado el reconocimiento de derechos que nuestra comunidad necesita.

Creemos que el reconocimiento no es solo que podamos cambiar nuestro nombre y sexo registral, sino que el Estado se haga cargo de las situaciones de vulneración dderechos que vivimos por no contar con leyes adecuadas contra la discriminación y de reconocimiento de nuestras identidades. Por esto, un legado histórico que podría dejar este gobierno es promulgar la Ley de Identidad de Género antes del 11 demarzo de 2018” sentenció.

De acuerdo con el estudio,  un 42,5%  declaró que su identidad de género la reconoció, entre los 12 y 18 años, es decir, antes de cumplir la mayoría legal de edad. El 41,3%  entre los 0 y 5 años, y un 39,4% lo sitúa entre los 6 y 11 años. Por su parte, un 37,8% declaró que comenzó a expresar su
identidad de género, viviéndola entre los 12 a 18 años. Impacta que un 55,2% declaró haber tenido   algún intento de suicidio, declarando un 83,6 % que fue entre los 11 y 18 años.

Las personas trans y de género disconforme,  constituyen uno de los grupos sociales que con mayor frecuencia e intensidad enfrentan situaciones de violencia y vulneración de derechos, en distintos ámbitos y por parte de diversos actores. La familia, la escuela, los medios de comunicación y el trabajo, así como el Estado y sus instituciones operan a la hora de vulnerar simbólica o materialmente a este grupo haciéndoles “vulnerabes”al no existir un sistema efectivo de protección, como la existencia de una ley de identidad de género, que garantice el reconocimiento, dando protección al derecho a la identidad de género.

Dicho evento contó con una traductora de lenguaje de señas chileno.

Los resultados completos de la investigación y un resumen ejecutivo están disponibles en pág. www.encuesta-t-cl